UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NUEVO LEÓN

Llevan voleibol en la sangre hermanos Orellana


 

Zaira y Néstor juegan con Tigres y comparten éxitos, formación profesional y deporte

GA0A4533

Mayo, 2.- De tanto llevar la mamá a la hija al voleibol, a ésta terminó por gustarle este espectacular deporte. Más tarde ella jalaría a su hermano y no sólo al voleibol, sino también a estudiar a la UANL.

Los hermanos Orellana, Zaira y Néstor, juegan voleibol desde niños y lo han hecho tan bien que llegaron a tigres para ser titulares y de ahí catapultar sus carreras en la Selección Nacional.

“Yo empecé jugando como a los 6 años, pero no era algo tan en serio, porque hacía otras actividades. Mi hermano se fue más por el futbol, pero se unieron varias circunstancias que lo metieron al voleibol.

“Entonces, comenzamos juntos en Jalisco y fuimos a la Selección de allá. Mis papás son muy deportistas. Mi hermana intentó jugar basquetbol, pero tuvo problemas y se dedicó a la danza, y a mi hermano y a mí nos fue bien en el voleibol”, comenta Zaira.

Ella, la mayor de los dos, estudia la maestría en Administración con orientación en Comercio Exterior en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica y su hermano cursa la carrera de Ingeniero Mecánico Administrador, también en la FIME.

Zaira recuerda que su ingreso a tigres fue por una invitación que le hicieron a raíz de una concentración en la Ciudad con la Selección Nacional, que en los últimos años ha estado usando gimnasios de la UANL.

“No había acabado la preparatoria. Les dije que mejor aceptaba estudiar la carrera en la Universidad, porque aquí tienes más apoyo, hay más fogueo y podía crecer mi juego, y decidí venirme para acá.

“Luego vi que el equipo de hombres era el más fuerte, así que le dije a mi hermano que él también tenía posibilidades de sobresalir acá.

“Él tomó la decisión de venirse para acá y fue aquí donde nos empezamos a fortalecer más, a agarrar un poco más de experiencia con el apoyo recibido y con la Selección”, señala la capitana de tigrillas.

Zaira también rememora cómo, en los primeros meses en tigres tras su proceso de adaptación a su nuevo estilo de vida, su nivel de juego se fue hacia arriba.

“Llegué en una posición de juego y aquí comencé a jugar en otra, y mi hermano igual. Allá en Jalisco sí había apoyo, pero en las universidades no hay tanto. Fue cuando decidimos venirnos para acá, y porque nos gusta un poco más el deporte.

“Ahora los dos hemos estado en la Selección Nacional y nos mantenemos ahí. El año pasado fui al Mundial. No logramos pasar en el grupo, pero hicimos un buen papel. Mi hermano también fue al Mundial con la Selección mayor. Jugaron muy bien”, expresa Zaira, playera 17 de tigrillas.

Unidos por el voleibol

Néstor menciona que el voleibol los ha unido más como hermanos, por la serie de vivencias que les ha tocado pasar, por los resultados y por ser este deporte parte esencial de sus vidas.

“El voleibol es algo que desde chiquitos nos ha unido. Ella entró un poco antes que yo, y yo empecé por casualidad, porque estaba en otro deporte, pero es algo que a través del tiempo nos ha unido más.

“Ella me apoya, me da consejos y yo también la apoyo, le doy consejos. Por ese lado siempre nos respaldamos”, expresa Néstor, playera número 10 de tigres.

Su hermana confirma ese apoyo existente entre ambos.

“Tenemos nuestro preparador físico, no es privado, es de toda la Selección, pero en él nos apoyamos y mi hermano y yo nos ponemos de acuerdo en ir a hacer las pesas.

“En los juegos, hay ocasiones que le digo ‘bien jugado’, ‘estás sacando mal el brazo’. Él me dice lo mismo, por lo mismo de que somos hermanos y nos conocemos”, subraya Zaira.

Y por la forma en que el voleibol ha impactado en sus vidas, Néstor, jugador estelar de tigres, no tiene más que agradecimientos para su deporte.

“Como cualquier deporte, el voleibol te vuelve una persona más íntegra, en el sentido de que tienes que administrar tus tiempos y responsabilidades.

“Es una vida dividida. Tienes que dejar cosas de lado, pero el voleibol, más que nada, ha aportado a mi vida más que cualquier cosa”, dice Néstor.

Expectativas en la UN 2015

Aparte de ser una jugadora de gran valía, Zaira tiene la responsabilidad de llevar el cargo de capitana.

“Trato de mantener la calma dentro de la cancha. Creo que una capitana debe estar consciente de que puede sacar adelante a su equipo y debe contagiarle esa calma.

“Debemos comunicarnos, debo estar concentrada. No digo que no cometamos errores, pero que me vean serena, que me vean confiada, que confío en ellas y en mí. Otras veces me enojo, pero por ellas intento mantener la calma”.

Néstor busca con tigres el tricampeonato en la UN y Zaira ir por el oro, luego de ser subcampeones en Puebla 2014.

“El deseo de todos es el tricampeonato. Hay que ir paso a paso. Primero vienen cuartos, la semifinal, pero ante el equipo que nos pongan enfrente tenemos que salir a ganar y demostrar que aquí en casa somos invencibles”, sostiene Néstor.

GA0A2898

GA0A2761

GA0A2499

GA0A2991

GA0A3257

Redacción: Juan Ramón Piña

Fotos: Juan Ramón Piña